Ramón Lado Suárez

«Tiña un temperamento moi bo, sempre cunha risa»

P. Blanco | La Voz

«Non é porque fora o meu marido, pero teño que dicir que era unha excelente persoa. Sempre tiña unha risa, e se tiña algún problema non o demostraba. Era un home de moi bo temperamento, tanto na casa coma fóra dela». Quien así habla es María Luisa Álvarez Sánchez, esposa de Ramón Lado Suárez, el primer fallecido a causa del coronavirus en el hospital de Cee. Oriundo y vecino de Sardiñeiro, en Fisterra, y con 84 años de edad, perdió la vida el 25 de marzo. Se fue dejando tres hijos, María Luisa, Ana Isabel y Sergio Ramón, así como cuatro nietos. Lado Suárez perteneció a esas generaciones que comenzaron a trabajar muy jóvenes: «Dedicouse á madeira toda a súa vida, desde os 14 anos». Moncho de Fina, apodo con el que era conocido y que hacía alusión al nombre de su madre, llegó a ser propietario del aserradero Suárez, también en Sardiñeiro. 

«Gustáballe moito estar cos netos, coa familia, cos amigos. Tiña amigos que sempre eran moito máis novos ca el. Non tiña un pensamento dun home de 84 anos, senón de 60, polo menos. Integrábase moi ben», cuenta María Luisa. Ramón iba con los tiempos. «E estaba comigo, sempre comigo», añade su mujer. Ramón y María Luisa llevaban 58 años casados. Cuando se conocieron, ella, vecina de Cee, tenía catorce y él, veintidós. Toda una vida juntos. 

Viaje a Benidorm

El covid-19 hizo de las suyas después de un viaje para mayores de 65 que ambos hicieron a Benidorm. Nadie contaba con lo que ocurrió. María Luisa aguarda ahora a que las iglesias puedan acoger todo su aforo, sin limitaciones, para poder ofrecer en la memoria de su esposo una misa cantada, para que así puedan estar todos sus amigos, todos los que lo querían.  Para hacer la despedida que se merece y que hasta ahora no pudieron hacerle. Ramón no tenía enfermedades graves previas, «ningunha para morrer», dice su mujer. Tan solo algún achaque común, por más que hace ya muchos años lidiase con un cáncer de riñón.