José Seguín Prol

«Te quiero y te querré siempre. Un trocito de mi corazón se ha ido contigo»

T. Taboada | La Voz

José Seguín Prol nació hace 77 años en un pueblo cercano a Xinzo de Limia, pero como muchos gallegos emigró al País Vasco. Lo hizo acompañado de su esposa, una gallega de su mismo pueblo (Vilar de Barrio) con la que formó una familia. En Bilbao trabajó en la construcción y años después aparcó el ladrillo para volcarse en la hostelería. Regentó Olaeta, una degustación ubicada en pleno casco viejo.

José —Pepe para sus allegados—, nunca se olvidó de su Ourense natal, tierra que visitaba en sus vacaciones y donde ahora, ya jubilado, pasaba meses con su mujer.

A este hombre de la sonrisa permanente, fiel a su partida de cartas y a la telenovela, la pandemia se lo llevó de forma inesperada y sin poder despedirlo. 

Falleció el día 3 de mayo en Bilbao a consecuencia de las secuelas que le dejó el coronavirus. Estaba muy bien de salud, pero en marzo ingresó con neumonía. Se infectó y, cuando todos creían que estaba curado, decayó e ingresó en la uci, donde estuvo tres semanas y pereció. «Orgullosa es poco. Has luchado con todas tus fuerzas, con esas ganas de vivir que tenías. Nos has dejado un gran legado, una gran familia. Nos quedan en el recuerdo grandes momentos a tu lado, siempre con la sonrisa, humildad y fortaleza que te caracterizaban. Ahora solo puedo regalarte este mar de lágrimas y decirte todo lo que te he admirado. Te quiero y te querré siempre, abuelo. Un trocito de mi corazón se ha ido contigo», escribió su nieta, Tamara Seguín, en un correo a La Voz.