José Luis López

Un marinero que supo navegar en todas las aguas

A. Lorenzo | La Voz

«Foi un gran pai, un bo marido e unha gran persoa». Así quiere su hijo Ricardo que sea recordado José Luis López Rodríguez, un vecino de Boiro «que naceu e morreu en Abanqueiro, e que non parou de traballar en toda a súa vida». Apenas sumaba 15 años de edad cuando se subió a un barco del Gran Sol, que lo llevó a recorrer las costas de Inglaterra y Escocia. Estuvo embarcado un tiempo hasta que una enfermedad del pulmón le obligó a atracar en tierra.

Sin embargo, López, como lo llamaba todo el mundo, ya no podría desvincularse nunca más del mar, y su vida laboral continuó entre bateas de mejillón, y la compra de marisco en la lonja, dos actividades que lo hicieron muy conocido en la comarca de Barbanza y que le permitieron ganarse a un gran número de amigos. «Era un cachiño de pan con todo o mundo. Cos seus fillos tiña un pouco máis de xenio porque quería sacar o mellor de nós, pero era moi bo e ensinounos a ser mellores persoas», confiesa Ricardo López, que cree que su padre fue un gran ejemplo a seguir para él y sus dos hermanos.

Sobre todo, porque nunca desfalleció, «traballou desde que naceu ata que morreu. Unha semana antes de ir ao hospital sachou el só unha leira, que eu mesmo non sería capaz coa miña idade. El era moi forte, e nunca pensamos que isto puidera con el…». De hecho, fue una caída la que lo llevó al complejo sanitario, y mientras permanecía ingresado en observación, «comenzou a empeorar e xa non houbo nada que facer». Lamenta que fuera una enfermedad como esta la que acabara con su vida, porque «era unha persoa moi querida e non tivo a morte e o enterro que merecía».