Fina Cartelle Pena

«Un ladrón invisible robó nuestro último abrazo»

Aurelio Ferreiro, hijo

Te fuiste demasiado pronto. Un ladrón invisible nos robó nuestro último abrazo, nuestro último beso, nuestro último adiós.

Esta vez, por llevar la contraria, el mundo sí se detuvo. Sigue parado, y nunca volverá a ser el mismo.

Vives ahora en el recuerdo de cada persona que te conoció, que te apreció y que te amó. En la memoria de tu familia, de tus nietas que te adoraron más que a nada. De cada uno de tus amigos. Por ello y por ser como eras aún te queda mucha vida en todos nosotros.

Solo espero poder estar a la altura de honrar tu recuerdo y todo lo que me enseñaste. Solo espero que te recuerden como la gran persona que fuiste, con tu eterna sonrisa, siempre llena de vitalidad y ganas de hacer felices a todos.

Gracias por tus cuidados, por tu paciencia, por tus poesías, por tu cariño y tu amor. Por todo lo que me has hecho ser, por haber sido siempre tú misma.

Te quiero Mamá.

 

A nosa tía Fina

Viña de visitar ao seu único fillo de México e probablemente pillou o virus en Barajas en marzo, e en apenas 3 días faleceu malia facer no hospital todo o posíbel por ela. Con 71 anos era unha muller alegre, vital, intelixente e moderna, exercendo da tía que tiraba de toda a familia. Polo menos tivo a oportunidade de se despedir das súas dúas netiñas que adoraba e de todos nós. Tentaremos no verán poder despedirnos en condicións dela, cousa que non puidemos facer.

Tía Fina Cartelle, botarémoste de menos e non te esqueceremos. 

A túa familia.